miércoles, 18 de abril de 2007

El presidente se topa con la pretendida autonomía leonesa

CARLOS GONZÁLEZ MADRID.— Los partidos nacionalistas representados en el Congreso de los Diputados: CIU; ERC; PNV y Nafarroa Bai acapararon ayer la defensa de las posturas leonesistas en el debate de admisión a trámite del Estatuto de autonomía de Castilla y León, como estrategia para defender sus propias reivindicaciones políticas estatutarias.
El BNG, por su parte, acaparó la defensa a ultranza del Bierzo y del reconocimiento del gallego como lengua cooficial en Castilla y León. Así las cosas, mientras PSOE y PP se limitaron a citar el prólogo de la norma, como adalid de la integración de las diferentes culturas, los diputados de los partidos nacionalistas criticaron (aún a pesar de votar a favor) que no se hubiera introducido en el articulado la posibilidad futura de que los leoneses, o los bercianos, pudieran decidir su futuro, hasta llegar a constituir una autonomía propia.
En esta línea se pronunció, por ejemplo, Joan Tardá, de ERC, quien reconoció las aspiraciones demandadas por UPL de integrar a a León, Zamora y Salamanca dentro de una autonomía. El diputado de PNV, Aitor Esteban Bravo, dijo por su parte que «el PP y PSOE no habían entendido en el Estatuto que el leonesismo, y la reivindicación del Bierzo, es un problema latente». El diputado vasco recordó ayer que «sin embargo han existido iniciativas promovidas por ayuntamientos en los que el PSOE y PP sí que han reconocido estas aspiraciones». Quizá fue el diputado de CiU, Carles Campuzano, quien entrara más a explicar las raíces de la lengua leonesa, y las que, en su opinión, «sirven de razones para identificar a un pueblo que no tiene en el estatuto un reconocimiento que satisfaga sus pretensiones».
En una misma sintonía se declaraban las diputadas de Nafarroa Bai (Grupo Mixto), Uxue Barcos, o la diputada de Izquierda Unida les Verds, Isaura Navarro. Eso sí, siendo menos explícitas y citando únicamente las identidades leonesa y berciana, como «capaces de decidir democráticamente su propio futuro dentro de España».
En un tono más agresivo se expresaba el diputado por el BNG, Francisco Rodríguez Sánchez, quien llegó a tildar de «falta contra los derechos humanos la carencia de identidad del gallego, como lengua cooficial dentro del estatuto de Castilla y León». Sobre estas declaraciones se pronunciaba el secretario autonómico del PSOE, Ángel Villalba, quien en declaraciones a éste periódico revelaba las incongruencias entre ERC y el BNG. «El partido gallego ha negado el leonés y ha reivindicado el gallego, mientras los catalanes hablan de derechos de la identidad leonesa. No se ponen de acuerdo y embrollan el debate. Tendrán que aclararse en el trámite parlamentario», matizó.



Hasta el escaño del presidente llegó una inusual 'invitación': la convocatoria el próximo domingo de la manifestación en demanda de la autonomía leonesa. / EDUARDO MARGARETO

1 comentario:

agustín lasai rodríguez dijo...

La próxima vez que diga algo el chaval vallisoleonés y que nos enteremos todos.
Es un buena noticia, a pesar de todo.
Te lo curras farruquis.
saludín

 
*/parche analytics */fin parche